Articulo LA LOMA DE ALBOX Y SAN FRANCISCO por Miguel Angel ALonso Mellado